El contrato de renting ofrece un precio por kilometraje que variará en función del modelo escogido. Cuando termine el contrato, el proveedor te aplicará el correspondiente cargo si los kilómetros recorridos son superiores a los contratados inicialmente. Si no alcanzas el kilometraje acordado, tendrás un reembolso por km que variará en función del modelo contratado. El precio exacto por kilómetro lo encontrarás en tu contrato :)

¿Encontró su respuesta?